Ciutat Vella

DIÁLOGO ÉTICA I TECNOLOGÍA

MACBA – 22 de Febrero

La necesidad de una revolución ilustrada en la era digital

Los avances tecnológicos ofrecen prestaciones que utilizamos de manera natural e instintiva en nuestra vida cotidiana. Estas nuevas tecnologías, en general, van acompañadas de una nueva manera de relacionarnos con el mundo. Estos cambios han llegado al mundo con gran protagonismo y permanecen para seguir evolucionando.

Los cambios generados en el sector tecnológico ofrecen grandes oportunidades pero también presentan retos y amenazas que, como sociedad, tenemos que ser capaces de preveer. El uso adecuado de la tecnología no es siempre fácil, y en ciertos casos nos podríamos plantear la idea de que deba existir un límite. ¿La tecnología nos hace más o menos humanos? Lo que está claro es que no podemos correr el riesgo de convertirnos en espectadores de estos procesos. Estos cambios nos pueden dejar aislados de un mundo que cambia constantemente y que nos exige adquirir nuevos conocimientos; nos obliga a ser flexibles.

“Ética y Tecnología” fue el tema central a debatir durante la sesión de debate en el marco de Mobile Week Barcelona, en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). Aleix Valls, CEO de Mobile World Capital Barcelona; Begoña Romàn, profesora a la Facultad de filosofía de la Universitat de Barcelona; Aureli Soria-Frisch, director de I+D en Neurociència de Starlab Barcelona SLU; Enric Puig, director Instituteinternet.org y Núria Conde, Biohacker participaron como ponentes en el debate.

Durante la sesión, se abordaron retos como la humanización entre el ser humano y la tecnología. Enric Puig inició el debate afirmando que “corremos el riesgo de que la tecnología nos deshumanice”, pero según Begoña Román “el ser humano se crea cada día a sí mismo. La tecnología contemporánea se puede aplicar a las relaciones y a la propia anatomía humana.” En general, las TIC nos replantean cómo queremos definirnos y cuál es nuestra ética, al mismo tiempo que somos seres libres y responsables de nuestros actos con el uso de la tecnología en el propio entorno.

La ética del algoritmo y la ética como reflexión de la moral fue uno de los aspectos que se debatieron durante la segunda parte de la sesión. Aleix Valls explicó que “el diseño de algoritmos y de inteligencia artificial implica discrepancias éticas y sociales. Es necesario que se cree una constitución digital europea. Es evidente que existe una cuarta revolución industrial y, por tanto, es necesario pensar cómo regular los derechos de la sociedad”.

Begoña Román cerró la sesión exponiendo que “la ética contemporánea ha descubierto que las preguntas son muy complejas. La diversidad de opiniones y creencias hace que nos preguntemos qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir. Las ideas se tienen y las creencias se adquieren. Somos productos culturales, heredamos lenguaje, simbología y hábitos. El proceso de reconstruir la identidad nos lleva hacia el pensamiento crítico. Necesitamos una revolución ilustrada en la era digital.”

CREACIÓN

I am a strange loop
Daniel Armengol

Mobile World Centre

¿Hasta qué punto el fenómeno selfie se ha apoderado de nosotros? ¿Se crea algo especial en el momento en que realizamos esta acción con otra persona?

La obra I am a strange loop, de Daniel Armengol, instalada en el Mobile World Centre, se trata de una reflexión estética, no tan orientada a la crítica ni a establecer juicios de valor sino a encontrar la belleza y el arte en cosas a las que aparentemente no damos importancia. Y muchas de estas pequeñas piezas que conforman nuestra vida diaria, hoy son tecnológicas.

La pieza se encuentra en un punto indefinido entre el arte generativo, las instalaciones interactivas y la escultura. Es un dispositivo que se saca selfies con otro dispositivo. Lo que podría parecer una simple pantalla utilizando un móvil como herramienta para hacer autorretratos, en realidad es un smartphone utilizando una pantalla para ver su reflejo.

RUTA CIUTAT VELLA

Lunes 20 Febrero

La primera de las 10 rutas realizadas durante Mobile Week Barcelona fue la de Ciutat Vella, el distrito 1 de Barcelona y centro neurálgico de la ciudad. Una ruta marcada por el fuerte contraste entre la huella histórica de los antiguos romanos y algunos espacios clave del vanguardismo en el arte y la tecnología. Excepto la zona de la Baceloneta, el resto del distrito corresponde al espacio que se encontraba entre muralles durante los siglos XIC y XIX.

Con el objetivo de acercarnos al mundo de la telefonía móvil y de todas las posibilidades que nos ofrece internet, visitamos el Mobile World Centre, una iniciativa de la Fundació Movile World Capital y Telefónica. Allí contemplamos A Mobile Story, una exposición que invitaba a los asistentes a reflexionar sobre los avances digitales y la evolución de la tecnología móvil.

A lo largo de la visita, los asistentes tuvieron la oportunidad de participar en una Virtual Escape Room, una innovadora adaptación del mítico juego de aventura, llevada a la realidad virtual y que permite, a través de la diversión, conocer tres de las tecnologías que están revolucionando la industria móvil actual: el grafeno, las e-SIM y la conexión 5G. En este caso, la finalidad era salvar una civilización y solo aquellos que finalizaban el juego lo conseguían.

La segunda parada fue en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). La visita seleccionada fue Gelatina Dura, una nueva forma de mirar a nuestro pasado reciente, concretamente al periodo comprendido entre 1977 y 1992. La exposición de cómics, revistas u otras publicaciones, ofreció a los asistentes el reflejo de la regeneración democrática del país.

Para acabar, el trayecto finalizó en la Ópera Samfaina, un espacio ubicado en el Gran Teatre del Licei y que permite hacer un viaje sensorial para disfrutar y dar la vuelta al concepto de ocio gastronómico. Un escenario cultural e innovador donde se puede disfrutar del patrimonio cultural catalán.