Nou Barris

DIÁLOGO NUEVA SOCIEDAD COLABORATIVA

Parc tecnològic – 24 de Febrero

La auténtica revolución es el cambio de mentalidad

Si miramos por el retrovisor, podemos ver cómo la evolución de la economía siempre había ido ligada a la venta de productos o servicios por parte de un proveedor. A pesar de todo, este esquema se ha roto durante los últimos años con la eclosión de compañías como Airbnb, BlaBlaCar o Uber, que han conseguido revolucionar el mercado transformando los proveedores en intermediarios. La experiencia ha sustituido a la posesión, que gracias a esta nueva mentalidad pasa a ser compartida.

Esta “nueva sociedad colaborativa” centró el noveno diálogo de Mobile Week Barcelona, que se celebró en el Auditori del Parc Tecnològic Barcelona Nord del distrito de Nou Barris bajo la batuta del director de Betevé, Sergi Vicente. Como miembro asesor también participó Cecilia Tham, fundadora de Makers Of Barcelona. Los ponentes fueron Javier Creus, fundador de Ideas for Change; Iván Caballero, CEO de The Social Coin; Clara Navarro, co-fundadora de Ship2B; Albert Cañigueral, fundador de ConsumoColaborativo.com y Karma Peiró, directora de Nació Digital.

Sergi Vicente arrancó con una frase inspiradora a la par que demoledora: “La confianza entre extraños nos abre unas oportunidades galácticas”, que además defendió que las empresas y las administraciones se deben adaptar al nuevo modelo de sociedad colaborativa si quieren ser sostenibles.

En la misma línea, Cecilia Tham avisó que quien quiera avanzar por libre quedará atrás. Puso como ejemplo los departamentos de I+D de las empresas: “Aunque tengan a mil personas innovando, no podrán competir con los cinco millones de startups que hay en el mundo”. Por otro lado, Clara Navarro añadió que “la tecnología es transformadora en sí misma, pero lo que es realmente revolucionario es el cambio de mentalidad”.

En consonancia sobre cómo la sociedad experimenta cambios a una velocidad de vértigo, Javier Creus escenificó que “necesitamos un nuevo sistema operativo social, ya que propiedad, trabajo y representación, pilares de las constituciones, están rotos”. Además, apuntilló que “debemos repensar para hacer más con menos”.

Por su parte, Albert Cañigueral aseguró que para facilitar la transición hacia el nuevo modelo son necesarios los puentes entre los actores de toda la vida y la “generación en red” que justo ahora emerge. “Muchos que no se sienten integrados ni reconocidos están desarrollando tecnología de forma imparable”, subrayó, al mismo tiempo que instó a hacer un lugar a estas personas para que pongan sus innovaciones al servicio de la sociedad en vez de encriptarlas.

Ya en la recta final, Karma Peiró recalcó que la confianza que hace posible la economía colaborativa, en el marco de la cual muchos cedemos nuestros datos, requiere también una actitud proactiva para controlar adonde va a parar la información que cedemos. Y es que, según Javier Creus, hemos de estar preparados a la “nueva ola de innovación que viene de las zonas periféricas”, ya que “en los próximos 7 años llegarán 3.000 millones más de personas conectadas al móvil”.

CREACIÓN

SOVNI PROFUND
Irene Vílchez

Parc tecnològic

¿Un algoritmo puede crear arte? Esta pregunta, tan sencilla de formular, resulta extremadamente complicada de responder. No sabemos cómo será el futuro, pero por ahora ninguna máquina ha sido capaz de superar la capacidad humana para crear, a pesar de que han aparecido herramientas, como las redes neuronales, que utilizan la inteligencia artificial para simular el proceso creativo.

En Barcelona Somni Profund, Irene Vílchez, también conocida como SOVNI, se alía con el algoritmo DeepStyle de Google y lleva hasta el límite la barrera entre el trazo humano y la precisión tecnológica en el arte.

El resultado es una coproducción en la cual la red neuronal reinterpreta una serie de rincones “insólitos” seleccionados por parte del artista. El cementerio de Montjuïc, el Puerto de Barcelona y el Parc del Laberint d’Horta son algunos de los lugares que aparecen. Todo, con el objetivo de cuestionar los límites de la autoría creativa, el concepto de originalidad y arte, e incluso la identidad de Barcelona en la nueva etapa de transformación digital.

SOVNI es una “exploradora digital”, que investiga nuevos formatos creativos a partir del uso de herramientas tecnológicas, que en sus obras pone en entredicho la visión tradicional del proceso creativo y la audiencia como receptora.

RUTA NOU BARRIS

24 Febrero

En el extremo norte de la ciudad y con más de 160.000 habitantes, Nou Barris ha sido y es sinónimo de acogida. El fuerte peso de la inmigración, sobre todo a partir de los años 50 y 60, ha influido de manera decisiva en su desarrollo tanto social como cultural. Una prueba de esto es el denso tejido asociativo del distrito, que después de años trabajando en la innovación en el ámbito social y cultural ha hecho un paso adelante y ha sumado el ámbito tecnológico.

La primera parada de la ruta de Mobile Week Barcelona por el distrito, el Parc Tecnològic, es una prueba de ello. Se trata de un equipamiento municipal, gestionado por Barcelona Activa, que acoge a más de medio centenar de empresas, y que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de la indústria avanzada. Ubicado junto al Parc Central de Nou Barris, es el espacio que más empresas concentra al norte de la ciudad y también un referente en el ámbito de la difusión tecnológica en la zona.

En el Parc Tecnològic los asistentes a la ruta pudieron conocer la startup Zoolertia, dedicada al hardware para el internet de las cosas y también la obra Sovni de Irene Vilchez, una de las 10 obras ganadoras del concurso artístico de Mobile Week Barcelona.

Más allá de hacer negocios, la transformación digital tiene una clara inclinación social, que se hizo evidente en la visita al Centre Cívic Can Basté, que es de titularidad pública pero gestiona una entidad. En su interior, diferentes asociaciones y colectivos impulsan todo el año acciones sociales y culturales abiertas a todos los vecinos. Jordi Tolrà, cofundador de mSocial, explicó su proyecto y la necesidad de utilizar las tecnologías como herramientas para contribuir al progreso social.

Por último, la ruta pasó por el Espai Jove Les Basses, que cumple una doble misión con sus usuarios: por un lado, les permite profundizar en la innovación y la cultura; y, por otra, les ofrece herramientas y orientación para su formación. En este espacio, los asistentes participaron en un taller de collage inesperado con la artista visual y educadora Sonia Esplugas.